lunes, mayo 23, 2016

CRITICAS MARCIANAS parte 1

(Cautela, hay spoilers)

Anoto algunas impresiones al leer SE VENDEN MARCIANOS, creo firmemente que conviene para juzgar la ciencia ficción saber de ciencia, entendida esta como una disciplina hipotético-deductiva, cosa que la distingue de otras disciplinas “homónimas”, y para escribir también creo hace falta. No creo baste mencionar a Ganimedes para que un texto deje inmediatamente de ser fantasía. También hay que recordar que  estamos en los terrenos del arte y acá valen los juicios de valor (que son intrusos en ciencia) así que el escritor de cf tiene dos acreedores: uno la ciencia y otro la estética; no cualquier grupo de palabras crea esa sensación estética, (no dígase belleza) universal al arte de verdad. Las palabras fueron usadas primero por el hombre para representar el mundo, el objetivo y el subjetivo, pero así como los químicos aislaron de la naturaleza los elementos para luego crear con ellos nuevas sustancias ya no naturales, los escritores usaron el lenguaje para producir nuevas experiencias que no nos da el mundo. Un ejemplo dado por Borges ilustra este alegato abstracto: “El silencio verde de los campos”: Una alquimia de las palabras que nos conmueve.
Con esta mirada acaso parametrada me acerqué a estos cuentos, aquí mis impresiones.

EL FALSIFICADOR DE J. B. ADOLPH. Un aire a los alienígenas ancestrales de Nat Geo. No hay en el texto el hecho estético, como no lo hay en casi todos los relatos. El final parece desconectado del todo. Creo que en la literatura se repite una costumbre de la mente consciente: la causalidad y  todo final es el efecto de una larga serie causal. Acá no se percibe ni disfruta.

LA GRUTA DEL PLANETA MU, ADRIANA ALARCO. Un mundo tan igual a la Tierra que podría llamarse: Una gruta en el planeta Tierra. Serpientes, bosques, mamuts... sin embargo se ve oficio y afán, cuidado de la narración, no sé si sin estos se pueda escribir literatura, pero estoy seguro que no es suficiente. La falta de imaginación abrumadora se compensa una sola vez en un párrafo delicioso: en que él se cuestiona si lo vivido es real. Quizás no hacía falta escribir tantas palabras alrededor de ese único párrafo justificable.

GER. ANTOANETTE ALZA BARCO, la sola mención de la telepatía  pone la obra en los extramuros de la ciencia, con lo que tenemos pseudo-ciencia-ficción. La mención de la enzima 7,8-dihidroneopterina 3'-trifosfata de acetaldehído-liasa (6-carboxi-5,6,7,8-tetrahidropterina + trifosfata) no vale si se le atribuye efectos mágicos.  


DE LA  ARQUITECTURA BIOLÓGICA Y SUS DERIVACIONES- LUIS BOLAÑOS. Insufrible como para terminar el cuento.

LOS GRISES. JORGE CASILLA. Bella recreación de psicologías y sucesos. Y hermosa narración, hay una evidente deuda con el famoso mito de Cthulhu de Lovecraft. Debemos recordar que solo podemos decir lo que no se ha dicho para interrumpir la monotonía del mundo.  


EL MISTERIOSO CASO DE AURORA 3 HANS ROTHGEISSER. Una obsesión con la ingeniería, que está en casi todos los textos que ha escrito el autor. El relato es permanentemente entretenido a diferencia de casi todos los demás de este libro. Esto se debe a un sabio contrapunto entre personalidades y trama. Hay también el placer de ver la creación de un mundo y sus modos de funcionar, otra fuente de placer es conocer lo que no sabíamos antes, de experimentar una vida que no vivimos en  nuestra realidad o en otras literaturas. Eso nos impide aburrirnos, hay siempre dos espectáculos necesarios: los personajes  y el mundo nuevo. Por ello a pesar de lo largo siempre estamos leyendo por placer en este texto. No hay faltas a la ciencia  y se agradece esa singularidad. Hay un tufillo pro-transgénicos que le da una cierta naturaleza de alegato al texto, pero acaso yo soy muy sensible al tema.  

NO AIRE. CARLOS SALDIVAR. Un trabajo muy esforzado y cuidadoso. Casi como el de alguien que talla una piedra afanosamente para darle forma de diamante. Pero hay muchos pecados contra la ciencia para no verlos y para que no se le atragante a uno en el gusto,  es naturalmente más fantasía que ciencia ficción. Alegaré: se dice que si la Tierra se sale de su eje se alejará del sol hasta los confines del espacio, lo que dijo un nebuloso autor peruano: los recovecos negros del universo. Creo acá se refería a la órbita más bien. Olvidado este desliz, hay que recordar a la celebérrima teoría de la relatividad general de Einstein que explica que esto no pasaría, pues las órbitas ocurren por que el sol curva el espacio tiempo atrapando a la Tierra en el giro, la posición del eje o de la órbita son efectos no causas de esa realidad material. Podría salvar el argumento un universo newtoniano o pre-newtoniano. La parte interesante son las emociones del personaje bien retratadas, (aunque me sonaron muy familiares) las explicaciones científicas no lo fueron. ¿Un cometa contra el sol? Son muy pequeños, todo un  planeta no lo afectaría. ¿antimateria? Hay que recordar que en el origen del cosmos se consumió casi toda la antimateria, dos universos de materia y de  antimateria se devoraron mutuamente y solo quedo un saldo minúsculo de materia gracias a una propiedad llamada Falta de simetría CP. La antimateria que hay en el universo actual siempre es microscópica. (Como la que hay en la alta atmosfera o la que generamos en máquinas de PET, como la de neoplásicas) El personaje confiesa no ser bueno en física como el autor. También es mágico que el personaje se alimente de radiación, normalmente nociva. La mutación que se lo permite, es tan naif e incongruente con la genética o la teoría evolutiva como eso de que explota un laboratorio y un científico adquiere súper-poderes. Aun así creo que la fantasía tiene también sus deberes para con la estética, creo que la fantasía habla también con profundidad de la realidad pero simbólicamente como hablan los sueños, si no es solo desvarió aburrido.


SE VENDEN MARCIANOS. DANIEL SALVO: se disfruta mucho su retrato hiperrealista de personalidades, ya eso lo disfrute en otros textos suyos. Y quisiera tener esa capacidad. El retrato de la mujer protagonista es asombrosamente real. Una vez más aparece una cierta fascinación por el adulterio intergaláctico. Hay algo de larga broma en este cuento y se echa de menos saber que más hay debajo de esas personalidades arquetípicas tan bien dibujadas.

El mejor texto es:
EL DRUIB.  ALAND BISSO. Hermoso texto, visión patética de varias eras. Algún pecado pseudocientífico que se olvida pronto, frases hermosas como esta: “un silencio cristalino”. Sorprendente perfección de este breve texto.


Decidí no leer más pues como enseña Borges, el deber del lector es disfrutar y esta compilación es árida en ello. Si logro, improbablemente, resignarme al aburrimiento habrá unas críticas marcianas 2.